Clinica del Pie Princesa | Cuidar los pies en verano
Cuidar los pies en verano. Consejos de Manuel Romero. Podólogo director de Clínica del pie Princesa de Madrid.
cuidado pies en verano, podologo, podologia
9129
post-template-default,single,single-post,postid-9129,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Blog

Cuidar los pies en verano

Cuidar los pies en verano

  |   Cuida tus pies

Tiempo de lectura 4 minutos


Todos en verano cuidamos la piel de nuestro cuerpo con cremas hidratantes, protectores solares, etc., aunque en la mayoría de los casos nos olvidamos de una parte muy importante, LOS PIES.

 

Como podiatra dedicado a la salud de los pies he aprendido que muchas de las dolencias y enfermedades de los pies no son causa de accidentes, ni arriesgados deportes, sino de un descuidado trato que damos a nuestros pies.

 

¿Sabías que salir con los pies descalzos durante el verano a menudo es mejor para ti que llevar chanclas o sandalias?

¿O que las uñas están hechas de proteínas y, por lo tanto, son tan vulnerables al daño solar como tu piel?

 

Aparte de cortarnos las uñas de los pies y hacer una visita por lo general de última hora al podólogo por razones estéticas, la mayoría de nosotros descuidamos los pies.

 

Por ello, en los meses de verano, nuestros pies son especialmente vulnerables al daño del sol, así como a las condiciones dolorosas que resultan del desgaste general, como ampollas antiestéticas, piel seca y agrietada, hongos y verrugas.

 

En verano los pies se hinchan con el calor

Es muy importante que el calzado en verano sea más holgado, si usamos las mismas zapatillas que en invierno nos provocaremos ampollas y rozaduras.

Si usamos sandalias o chanclas conseguiremos que nuestros pies se resequen en extremo, sobre todo los talones, pudiendo generarse grietas.

 

Con chanclas o sandalias están más expuestos a la radiación solar. Es conveniente aplicar crema protectora también en nuestros pies.

Cuando te dispongas a tomar el sol piensa en la piel de los pies, necesita la misma protección que la de tu cara. ”

 

Calzarse bien, evitar las ampollas

Se han popularizado tanto las chanclas que hasta yo las llevo a veces, es una opción genial, cómoda y perfecta para caminar en la playa, en el jardín o en la casa. Sin embargo, no son nada recomendables para pasear todos los días, el apoyo a la pisada es muy escaso.

 

El mejor calzado para el verano si sueles caminar es una sandalia con correas que mantiene el pie en su lugar en la parte superior y en la parte posterior. También son recomendables las que tienen suelas moldeadas que sostienen el arco de tus pies. Estas ofrecen más soporte y suelen ser más cómodas que las suelas completamente planas.

 

Si tienes alguna ampolla, cuando es pequeña puedes protegerla con parches que venden en cualquier lugar, lo que no es recomendable es reventarlas.

 

Si la ampolla es grande que no te permite usar calzado, deberás pincharla con cuidado, no quites la piel que la cubre, protégela con un apósito limpio y seco, puedes usar un antimicrobiano si observas que está sucia o te parece infectada. Obsérvala con frecuencia. El apósito deberá tener una zona central sin adherencia que deberás hacerla coincidir con la zona afectada.

 

Consejos para cuidar tus pies este verano

Cómo evitar las verrugas y el mal olor

Las verrugas en los pies son pequeñas protuberancias que comúnmente ocurren en las plantas o alrededor del área de los dedos, pueden crecer hacia adentro debajo de una capa dura y gruesa de la piel (conocida como callo).

 

Son causadas por el virus del papiloma humano (VPH), que es altamente contagioso a través del contacto directo de persona a persona, un riesgo más alto en verano cuando los pies están más expuestos.

 

“Si eres propenso a tener verrugas, evita tocarlas y desaparecerán espontáneamente antes de un año”, “También se puede usar una pomada o gel de venta sin receta. En casos dolorosos, si no han desaparecido a los seis meses, o si se están propagando, tu podólogo resolverá la situación con facilidad.

 

Otro problema que se agudiza en verano es el mal olor, aunque no es tan incómodo como las verrugas, los pies sudorosos y malolientes son una situación embarazosa socialmente. Sin embargo, no te preocupes, porque evitar el olor de los pies puede ser tan simple como usar sandalias abiertas cuando sea posible, o cambiarte de  medias o calcetines al menos una vez al día.

 

Para ello, elije calcetines que contengan al menos un 70% de algodón, lana o bambú, aunque algunos calcetines de fibra sintética están específicamente diseñados para mantener los pies secos.

 

Lavarse los pies a diario, secarse cuidadosamente entre los dedos y cambiarse de zapatos para llevarlos siempre secos son tres normas tan sencillas como eficaces. Si el olor no desaparece, puedes usar un jabón antibacteriano.

 

Como tratar las durezas

Los talones agrietados son dolorosos y antiestéticos durante todo el año, pero en verano con el calzado y el calor la situación se agrava.

 

Esto se debe a que el calzado que utilizamos en verano tiene las suelas más delgadas, lo que significa que la almohadilla grasa del talón recibe más presión a medida que el pie golpea el suelo.

 

Tradicionalmente se ha recurrido al uso de la piedra pómez, personalmente no lo aconsejo porque activa la formación de queranocitos, agravando la patología; la aplicación de urea al 30% o al 40% es mejor solución. Lo puedes hacer mientras estés en la ducha o en el baño para exfoliar suavemente la acumulación de piel que pueda generarse en los talones de los pies.

 

Cuando tu piel se reseque, aplica una crema hidratante para pies de buena calidad, recomendable una que contenga urea en concentración alta, se suele vender en farmacia. No la apliques entre los dedos de los pies

 

Como cortar las uñas de los pies

Como algo tan sencillo puede generar problemas a largo plazo.

 

En primer lugar, usar alicates, no cortaúñas. Los cortaúñas generan un corte redondo al ser muy estrechos, lo que provoca su crecimiento encarnándose en los laterales.

 

Debemos cortar las uñas rectas, dejando dos/tres milímetros por el borde, tratando siempre de que la esquina de la uña sobresalga esa distancia sobre la piel.

 

Antes de cortar las uñas de los pies, pon los pies en un baño de agua caliente unos minutos, las uñas no se quebrarán al cortarlas, así evitarás que los hongos penetren entre sus capas.


Manuel Romero

Podólogo, Fellowship in Podiatric Medicine and Surgery.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies