Clinica del Pie Princesa | Guía para mantener uñas y dedos sanos
9233
page-template-default,page,page-id-9233,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Guía para mantener uñas y dedos sanos

Cuidados en casa de uñas y dedos

Como saber que tienes las uñas sanas

  • Las placas de uñas son de color blanco rosado
  • Las cutículas existen, no las cortes
  • Las uñas y las puntas blancas son de longitud uniforme
  • Sección blanca en forma de media luna (lúnula) en la base de la uña

Signos de uñas poco saludables:

  • Pelar o cortar las uñas podría ser sequedad o el resultado de una deficiencia de vitaminas.
  • Las pequeñas manchas blancas generalmente significan que te estás mordiendo las uñas o pintando con demasiada frecuencia
  • Los surcos horizontales pueden ser por estrés, fiebre alta o atascamiento en el dedo.
  • La piel roja e hinchada alrededor de las uñas podría deberse a quitar o morder las cutículas
  • Las uñas en forma de cuchara podrían ser un signo de deficiencia de hierro o anemia.

Los mejores consejos para mantener la salud de tus uñas

1. Mantén tus manos muy limpias

Antes de hacer nada, es importante asegurarse de que tus uñas y la piel que las rodea estén completamente limpias.

Elimina todos los rastros de color con un quita esmalte sin acetona (cualquier otra cosa seca innecesariamente su uña).

Aplicar jabón en un cepillo de dientes y luego frotar suavemente las uñas y la piel. Esto eliminará la suciedad y exfoliará la piel muerta sin la necesidad de productos químicos fuertes y secos o caros.

2. Trata a tus uñas con delicadeza

Tus uñas son delicadas y frotarlas con demasiada brusquedad puede exponerlas a una infección.

No usar herramientas metálicas debajo de la uña, ya que profundizar demasiado puede hacer que la placa de la uña se separe de la piel (llamada onicólisis). Es un problema común para las personas mayores de 50 años.

3. Corta tus uñas regularmente

Los recortes regulares son tan importantes para tus uñas como lo son para su cabello. Por lo tanto, reserva un tiempo para cortarlas cada dos semanas, ajustándose con más o menos frecuencia una vez que veas cómo es su crecimiento.

Aquí tienes las formas en las que puedes cortar tus uñas

La manera más fácil de determinar la mejor forma es imitar la de tus cutículas.

¿Qué forma hace que los dedos se vean más delgados?

Si te preocupa tener la apariencia de “dedos gordos”, opta por una forma larga y cónica, como almendra o estilete. Un estilo puntiagudo, aunque es más exagerado, ayudará a alargar los dedos.

¿Cuál es la forma de uñas más fuerte?

Las uñas cortadas lo más cortas posible con un borde redondo son la mejor opción si desea uñas más fuertes y saludables.

¿Qué le pides a tu manicura?

Redonda

Cuadrada

Oval

Bailarina

Almendra

Pintalabios

4. Debes priorizar la salud frente a la longitud de tus uñas

Aunque las uñas largas son bonitas, si tienes problemas con las roturas deberás utilizar un estilo más corto con un borde redondeado, será más fácil de manejar y menos propenso a las roturas.

5. Ten siempre limas disponibles para tus uñas

Si tienes mucha actividad y tus uñas sufren gran desgaste, debes disponer de una lima de uñas a mano para suavizar los bordes ásperos que se generen con frecuencia. Para quitar las pequeñas roturas lima en una sola dirección para obtener un acabado más liso.

Si deseas el mejor resultado utiliza una de cristal

COMPRA AHORA

Mont Bleu Premium Set de 3 limas de uñas de cristal, amazon.com 9.95€

6. Ten tu set de cuidado de uñas a punto

Debes desinfectar las herramientas de uñas entre cada uso. Es importante para tenerlas libres de bacterias.

Para mantener tus uñas libres de infecciones, te aconsejo lavar las herramientas de metal con agua y jabón y luego limpiarlas con alcohol. No olvides sustituir regularmente las herramientas desechables, como las limas. Son productos económicos reemplazables con facilidad.

7. No te quites las cutículas de las uñas

La cutícula tiene una función muy importante: sellar el área en la base de la uña. Si la cortas, puedes romper el sello de protección, dejándolo vulnerable a las bacterias y la posibilidad de infección. Cuanto mejor tengas las cutículas, más seguras estarán tus uñas.

En el caso de que desees que no se vean, te recomiendo que las empujes con una madera de naranjo después de ducharte, aplicando posteriormente aceite para cutícula.

8. Protege tus uñas con una capa base

Este paso no solo protege la uña del esmalte, sino que también ayuda a que el color se vea más saturado y opaco con una sola capa. Y si quieres un terminado mucho más sólido, puedes agregar una capa de brillo transparente entre cada capa de color para aumentar transparencia y protección.

9. Lee las etiquetas de los productos que usas para tus uñas

Al igual que con el maquillaje y el cuidado de la piel, no todas las marcas de esmaltes de uñas son iguales, así que asegúrate de comprar o usar un buen producto. Te sugiero que evites el uso de esmaltes que contengan productos químicos tóxicos como el ftalato de dibutilo, el formaldehído y el tolueno, ya que estas toxinas pueden contribuir a la fragilidad, división y grietas en la uñas.

10. Usa una capa de terminación para evitar el deterioro del esmalte

Este hábito es importante porque la última capa sella el color del esmalte y agrega un acabado brillante muy atractivo. Es recomendable repetir cada tres días para conseguir una manicura duradera y una protección contra el astillado de las uñas.

11. Usa los tratamientos de acrílico o gel en tus uñas con moderación

Cualquier experto en uñas te dirá que evites las manicuras acrílicas o en gel, son duraderas pero muy agresivas para tus uñas.

Si a pesar de todo quieres usarlas deberás saber:

El problema principal de una manicura en gel es la exposición a la luz UV en el dispositivo de secado, que puede dañar la piel debajo y alrededor de la uña, lo que aumenta el riesgo de cáncer. Para ayudar a reducir ese riesgo te recomiendo que apliques protector solar 50 antes del procedimiento para ayudar a bloquear el daño, o usar guantes especiales que solo se expongan las uñas, protegiendo el resto de las manos del rayos UV nocivos.

12. Tus uñas necesitan un descanso

El uso permanente de esmaltes producirán la sequedad, amarilleo y debilitamiento de tus uñas, dales un respiro entre semana. Cuidado con los quitaesmaltes.

13. Mantén uñas y manos hidratadas

Cuando te vayas a dormir además de hidratar la cara hidrátate las uñas. Puedes utilizar cualquier aceite al uso especial uñas.

Recomendable utilizar crema de manos.

14. Usa guantes al lavar los platos para proteger tus uñas

Siempre que vayas a utilizar productos químicos fuertes, jardinería haciendo algo que implique remojar o ensuciarse las manos, usa guantes de goma, vinilo, nitrilo o plástico, algunos de los cuales tienen un forro de algodón.

Limpiar los platos con agua caliente y jabonosa sin guantes puede debilitar las uñas, mientras que para que queden cubiertas de tierra de la jardinería requerirá un nivel de limpieza que debes evitar siempre.

También el clima frío produce sequedad, utiliza guantes.

15. Toma alimentos ricos en proteínas para fortalecer tus uñas

Tus uñas están hechas de una proteína llamada queratina, por lo mismo que tomas alimentos para tu piel y tu cabello, puedes mejorar tus uñas con la dieta diaria. Vitaminas y suplementos como biotina, vitamina E y aceite de pescado en tu ingesta diaria y alimentos ricos en proteínas como legumbres, pescado y nueces harán que tus uñas se vean más fuertes y rosadas.

Cuidados del especialista para tus uñas

Si tus uñas están sanas, siguiendo las pautas anteriores las puedes conservar permanentemente, tanto las de las manos como las de los pies.

Consejos que van bien para las uñas de los pies, sencillos pero muy eficaces a largo plazo.

Consejos que van bien para las uñas de los pies, sencillos pero muy eficaces a largo plazo.

Desde que tomamos nuestros primeros pasos, confiamos en nuestros pies todos los días durante mucho tiempo. ¿Pero cuánto sabes sobre ellos?

Hechos sorprendentes sobre los pies

  • Cada pie está formado por 100 partes móviles, incluidos 26 huesos y 20 músculos.
  • Los huesos de ambos pies representan alrededor de una cuarta parte de todos los huesos de su cuerpo.
  • Con cada milla que caminas, cambias aproximadamente cien toneladas (el peso de una ballena azul) simplemente moviendo tu propio peso hacia adelante.
  • La persona promedio caminará alrededor de 210.000 km. en su vida, ¡eso es más de cuatro veces alrededor de la Tierra!

¡Cuida tus pies!

Nuestros pies son increíbles. Y es fácil saberlo.

Solo tenemos un par de pies, ¡así que debemos prestarles mucha atención!

Os presentamos algunos sencillos pasos para mantener nuestros pies sanos y en óptimas condiciones, destacando cinco problemas comunes que puedes tratar tú mismo en casa, aconsejandote cuándo visitar al podólogo.

¿Qué es la podología?

La podología es el campo de la medicina que se especializa en evaluar, diagnosticar y tratar afecciones del pie y las extremidades inferiores. Un podólogo también puede aconsejarte sobre el cuidado de los pies, el estudio de la marcha y sobre el mejor calzado para ti y tu familia.

¿Cuándo necesito ver a un podólogo?

En muchos casos, seguir nuestros consejos de autocuidado ayudará a mejorar el problema. Si no es así, es mejor buscar ayuda profesional.

Debes visitar a un podólogo si:

  • Te duelen los pies: evaluará su situación y te aconsejará sobre el mejor   tratamiento.
  • Si empeora tu situación: un problema no mejora de forma natural o dentro de las tres semanas posteriores al autocuidado.
  • Si deseas evitar problemas en los pies: un control regular de los pies puede ayudarte a mantener tus pies sanos de forma permanente.

¿Cómo consigo una cita con un podólogo?

Hay diferentes maneras de ver a un podólogo y puede depender de dónde vivas:

  • Ir a través de tu médico de cabecera
  • Llamada directa a cualquier profesional de la lista de podólogos del colegio de cada autonomía.

Es importante que el profesional podólogo esté colegiado.

Si deseas conocerme y/o pedir una cita conmigo esta es mi Web y puedes solicitar consulta con podologia online en este enlace

¡¡Cuantos pacientes me dicen que se alegran de haberme pedido consulta sobre su problema!!.

Estos son los mejores consejos para ayudar a prevenir problemas en los pies

Sigue nuestros sencillos pasos para ayudar a mantener tus pies en excelente forma y reducir el riesgo de desarrollar cualquier problema.

Lávate los pies todos los días;

Usa agua tibia y jabón y procura secarlos bien, especialmente entre los dedos de los pies; esto ayudará a prevenir infecciones por hongos, como el pie de atleta.

Haz estiramientos regulares de pantorrillas

Accede a una rutina de hacer esto todos los días para mantener tus pies flexibles.

Presta atención a tus calcetines

Usa calcetines ajustados y cámbialos todos los días para evitar el sudor.

Córtate las uñas de los pies

Usa un cortauñas adecuado, y córtalas en línea recta, no demasiado cortos ni hacia abajo en las esquinas, ya que esto puede conducir a uñas encarnadas.

Mantén los pies hidratados

Si la piel de sus pies está seca, ponte crema hidratante en los pies antes de acostarse, evitando entre los dedos (esto puede provocar infecciones por hongos).

Usa el calzado adecuado

Es importante asegurarte de que tus zapatos sean del tamaño adecuado para tus pies. Usa cazado más holgado cuando tus pies estén hinchados.

Cambia de calzado

Trata de no usar los mismos zapatos dos días seguidos, para reducir las posibilidades de desarrollar una infección por hongos.

Varía la altura del tacón

Mantén tacones altos para ocasiones especiales, ya que el uso regular puede dañar sus pies.

Revisa tu pies regularmente

Revisar tus pies semanalmente te ayudará a detectar cualquier posible problema rápidamente.

Cinco síntomas que puedes observar en los pies

Si detectas algún problema en tus pies no lo ignores, puesto que no desaparecerá. Piensa que la situación no será grave y la solución será sencilla, evitando el verdadero problema en que puede convertirse si no haces nada.

1. Dolor en el talón del pie

Puede ser debilitante, afectando la marcha y la postura. La causa más común es la fascitis plantar, sucede cuando el ligamento que corre debajo del talón se hincha. Puede afectar a cualquier persona a cualquier edad, pero es más común en personas de más de 40 años o en atletas.

2. Pie de atleta

Una infección micótica que comúnmente afecta áreas secas y escamosas, como el talón, pero también puede ocurrir en áreas húmedas de la piel, como entre los dedos de los pies. Se puede haber adquirido por caminar descalzo alrededor de las piscinas o usar los mismos zapatos continuamente.

3. Juanetes en el dedo del pie

Un bulto óseo en el costado del pie, donde el dedo gordo se inclina excesivamente hacia el segundo dedo. Aunque cualquiera puede obtener un juanete, tienden a ser más comunes en las mujeres.

4. Callos y callosidades en el pie

Áreas duras y gruesas de la piel, causadas en respuesta al roce, fricción o presión sobre la piel. Pueden afectar a cualquier persona, pero pueden ser causados ​​por zapatos mal ajustados o una irregularidad biomecánica en sus pies.

5. Uñas encarnadas

Se desarrolla cuando el costado de una uña del pie atraviesa la carne de tu dedo del pie, volviéndolo rojo, inflamado y doloroso. Con mayor frecuencia afecta el dedo gordo del pie. Cualquiera, pero particularmente las personas que se cortaron las uñas incorrectamente dejando pequeñas espigas de uñas. Las personas deportistas son más propensas porque es probable que se humedezcan los pies sudorosos; esto puede hacer que la piel alrededor de las uñas de los pies sea más suave y más fácil de ser perforadas.

¿Qué puedo hacer por mis pies para que estén sanos y no me duelan?

  • Usa zapatos que te queden bien, con buena amortiguación del talón y soporte para el empeine
  • Evita caminar o hacer ejercicio en terreno duro.
  • Descansa regularmente y trata de no caminar o correr demasiado rápido.
  • Usa un tacón elevado (no más de 6-10 mm más alto de lo normal).
  • Realiza estiramientos regulares de pantorrillas.
  • Si tienes zonas resecas, pídele a tu farmacéutico una crema o aerosol antimicótico.
  • Si estás en áreas húmedas, lávate los pies con agua fría y sécalos bien; no los frotes.
  • Evita el uso de humectantes o polvos entre los dedos de los pies.
  • La aplicación de alcohol quirúrgico puede ayudar a reducir la humedad, pero solo se debe usar en piel sin heridas. Si es persistente, consulta a tu podólogo.
  • Da espacio a tus dedos para moverse usando zapatos más anchos.
  • Si usas zapatos de tacón alto, hazlo con moderación.
  • Si deseas usar un tacón todos los días, mantén las alturas en 4 cm máximo y varíe las alturas de un día a otro.
  • Elige zapatos con cordones, o una correa o hebilla sobre el empeine.
  • Si el juanete se inflama o causa problemas, consulta a tu podólogo.
  • Frota suavemente el área con una piedra pómez o una lima para los pies cuando esté en el baño.
  • La crema hidratante puede ayudar a suavizar la piel engrosada.
  • Córtate las uñas correctamente, en línea recta, asegurándote de no recortarlas demasiado por el borde o por el costado. Deja la esquina de la uña para que quede visible sobre la piel. Es útil hacerlo después de un baño o una ducha, cuando las uñas están más blandas.
  • Evita los pies húmedos cambiando tus zapatos y eligiendo calcetines y zapatos bien ajustados hechos de materiales naturales.
  • En casa, utiliza calzado abierto para que tus pies se aireen

¡Trata tus pies con cariño!


Copyright © 2018 The College of Podiatry The College of Podiatry, Quartz House, 207 Providence Square, Mill Street, London, SE1 2EW

Uñas enfermas

Enfermedades más comunes de las uñas

Decoloración de uñas

El color normal de la uña es rosa pálido. El extremo de la uña que crece del dedo es blanco porque no tiene conexión con el lecho ungueal vascular que sostiene el resto de la placa ungueal.

Las uñas pueden decolorarse por causas tales como:

    • Fumar tabaco
    • El uso de tintes como los utilizados para el cabello.
    • Ciertos medicamentos, incluidos algunos de quimioterapia.
    • Infecciones del lecho ungueal
    • Lesión en el lecho ungueal
    • Melanomas subungueales
    • Toxicidad por plata, toxicidad quinacrina y enfermedad de Wilson: las uñas se vuelven azuladas
    • Varias enfermedades sistémicas, incluida la enfermedad hepática: las uñas se vuelven blancas
    • Insuficiencia renal: las uñas se vuelven mitad y mitad
    • Paroniquia bacteriana

Esta es una patología causada por una infección bacteriana del pliegue ungueal. Es más común en aquellos que siempre tienen las manos en contacto con la humedad, que se muerden las uñas o se manicuran incorrectamente, o son propensos a condiciones eccematosas o pequeñas lesiones en los dedos.

    • Paroniquia crónica

Aquí el pliegue de la uña está engrosado, tierno y ligeramente enrojecido. Se debe a una combinación de factores tales como irritación química, alergia y condiciones húmedas, todos los cuales también predisponen a la infección micótica crónica. La uña se distorsiona en muchos casos con la decoloración que la acompaña.

Cambios traumáticos en la uña.

La uña puede lesionarse y provocar: 
  • Levantamiento de la uña por un hematoma subungueal.
  • Pérdida de la placa de la uña si la lesión es demasiado grave.
  • Desmontaje de la uña o deformidades de la uña si la matriz de la uña está traumatizada
  • Elevación de la placa de la uña (onicólisis)
  • La uña se puede levantar de la placa ungueal subyacente por infección o trauma y aparecer amarillenta o blanca.
  • Esto puede provocarse por:
      • Limpiar demasiado profundo debajo de la uña.
      • Formación de pus debajo de la placa de la uña
      • Algunas infecciones por hongos
      • Psoriasis
      • Ciertas condiciones sistémicas como bronquiectasias, trastornos de la tiroides, anemia o algunas enfermedades autoinmunes.
  • Uñas encarnadas; La uña crece dentro de la piel de los lados. Esto causa dolor y puede predisponer a la infección. Es más común si la uña se curva demasiado hacia adentro, o si las uñas no se recortan correctamente (en línea recta o, en el caso de las uñas, con una curva suave). Un traumatismo o calzado apretado también pueden causar esta afección.
Engrosamiento de uñas

El engrosamiento de las uñas de los pies es un cambio normal relacionado con la edad, pero también es posible un engrosamiento anormal. Esto incluye:

  • Lesión
  • Infección micótica
  • Circulación isquémica
  • Artritis
  • Trastornos de la marcha
  • Zapatos ajustados
  • Psoriasis
  • Crestas de uñas
  • Las crestas longitudinales que corren por la uña pueden ocurrir en varias condiciones sistémicas, como:

Anemia severa o desnutrición

Envejecimiento

Trauma

Enfermedad

Eczema

Artritis Reumatoide

Enfermedad vascular periférica

Liquen plano

División de uñas

La uña puede descascarillarse en capas a medida que crece, debido a:
  • El poner y quitar constante de esmalte de uñas.
  • Manos en constante exposición al agua
  • Uso excesivo de las uñas.
  • Deformidades de uñas

La uña puede deformarse si está sometida a trauma o infección por hongos. La lesión del lecho ungueal obliga a la uña a crecer de manera anormal.

Otras anormalidades en la forma de la uña incluyen:

  • Uñas curvadas transversalmente que adquieren el aspecto de pinzas, debido a influencia hereditaria congénita o como una enfermedad adquirida
  • Doliquoniquia o uñas largas en el síndrome de Marfan o hipopituitarismo
  • Braquioniquia se refiere a uñas cortas y estrechas como se ve en la artropatía psoriásica
  • Las uñas de pico de loro se ven en algunos casos de esclerodermia

Cambios en las uñas en la enfermedad sistémica

Las condiciones alérgicas o autoinmunes pueden presentarse con cambios en las uñas, como picaduras en la psoriasis o hemorragias en astillas en la endocarditis bacteriana, o formas alteradas, incluida la koiloniquia (uñas cóncavas en forma de cuchara) de anemia por deficiencia de hierro.

Las líneas de Beau son depresiones transversales que ocurren después de una enfermedad grave, desnutrición, quimioterapia o lesión en las uñas, además de varias otras afecciones.

Condiciones raras que afectan las uñas:

    • Anomalías congénitas en las uñas: las uñas pueden estar malformadas o ausentes en el síndrome de la rótula de la uña.
    • Tumores del lecho ungueal: debajo de la uña pueden aparecer melanomas subungueales y otros tipos de cáncer de piel.
    • Como signo de toxicidad: ocasionalmente, los síntomas de intoxicaciones pueden manifestarse como cambios en las uñas. Por ejemplo, el arsénico produce líneas blancas, mientras que la toxicidad de plata puede producir un tinte azulado.

Fuentes utilizadas

www.betterhealth.vic.gov.au/…/nails-fingernail-and-toenail-problems

https://medlineplus.gov/ency/article/003247.htm

http://www.aafp.org/afp/2004/0315/p1417.html

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4375768/

Tratamientos recomendados para las uñas

Decoloración de uñas

El origen de la decoloración de las uñas de los pies suele ser de origen fúngico. La solución puede estar en tratar las uñas con una crema antimicótica o en tratamientos orales. Si la infección persiste deberás visitar a un podólogo. Existe hongos de gran resistencia que requieren un tratamiento profesional muy específico basado en anti fúngicos orales y láser.

Buenas prácticas para evitar la decoloración de las uñas:

  • Usa zapatos que bien ajustados, que no opriman, para evitar lesiones.
  • Mantén cortas las uñas de los pies
  • Usa calcetines limpios
  • Sécate bien los pies después de nadar o ducharse.
  • Evita caminar descalzo, especialmente en lugares públicos.
  • Evita ponerte calcetines o zapatos con los pies húmedos.
  • Rocía tus zapatos con un spray antimicótico para prevenir infecciones

Uñas levantadas

Las uñas rotas o levantadas se detectan a simple vista. Después de un suceso traumático, una parte de la uña o incluso toda la uña ya no está adherida al lecho ungueal.

Producido el traumatismo, poco se puede hacer para reemplazarla o repararla. Lo que ahora debemos tener en cuenta es el daño provocado a las estructuras adyacentes.

Si parece haber un daño significativo en las áreas alrededor de la uña, puede ser necesaria una visita al podólogo.

Si hay signos de infección, hinchazón, aumento del dolor o pus que se desarrollan unos días después de la lesión, es necesaria la intervención del podólogo.

Ocasionalmente, después de un traumatismo cerrado en una uña, puede haber sangrado entre la uña y el lecho ungueal, lo que produce un hematoma subungueal, situación muy dolorosa, que puede resolverse perforando un pequeño orificio en la placa de la uña para aliviar de inmediato la presión de la sangre acumulada.

Si toda la uña se separa del dedo de la mano o del pie, no se puede hacer nada para repararla, volver a colocarla o reemplazarla. Si hay algún daño en los tejidos adyacentes, el lecho ungueal, la matriz ungueal o el pliegue ungueal proximal que pueda provocar cicatrices, el podólogo debe evaluarlo y repararlo, si corresponde. Si una parte de la uña sigue adherida al lecho ungueal, puede dejarse intacta. La parte no adherida de la uña debe retirarse. Se deben tomar las precauciones locales habituales para prevenir la infección. La piel dañada debe cubrirse con un apósito adecuado. Si el lecho ungueal y la matriz ungueal no están dañados, la uña debería volver a crecer normalmente.

En la mayoría de los casos no se precisa la visita al podólogo. Si no hay signos de rasgaduras o laceraciones en la matriz o el lecho ungueal, elimina los restos no adheridos de la uña con un cortaúñas y limpia el lecho ungueal con agua y jabón para eliminar materiales extraños y sangre. El lecho ungueal descubierto puede cubrirse con vaselina o neomicina tópica, y cubrirse con una venda limpia.

Las uñas de las manos crecen 4 mm al mes, las de los pies 2mm, cuando han sufrido lesiones crecen aún más lentas.

Recomendable acudir al podólogo para una evaluación de seguridad en el caso de situaciones complejas.

Uñas encarnadas

Las uñas encarnadas se producen cuando el lateral de la uña crece insertándose en la carne blanda circundante. Provoca dolor, hinchazón con probable infección si no se trata adecuadamente. Suelo darse con más frecuencia en el dedo gordo del pie.

No suele tener mayor importancia y su cuidado en casa es suficiente. En el caso de dolor intenso e infección deberá consultarse al podólogo.

Cuando se tiene diabetes u otras afecciones que influyen en deficiencia de riego sanguíneo suele haber complicaciones, en estos casos el tratamiento por profesionales es recomendable.

La prevención es sencilla, pasa por cortar las uñas en línea recta con una longitud que no exceda los dos mm., usar zapatos con el número adecuado que no opriman los dedos y ajusten en el empeine, preferiblemente con cordones, en el caso de ser diabético las revisiones deben ser frecuentes para detectar cualquier problema en uñas y pies.

Uñas engrosadas

Los cambios en las uñas de los pies pueden ser un signo de una afección subyacente. Las uñas de los pies que se han vuelto más gruesas con el tiempo probablemente indican una infección por hongos, también conocida como onicomicosis, si no las tratamos pueden volverse dolorosas.

El tratamiento inmediato es importante para curar los hongos en las uñas. Las infecciones por hongos pueden ser difíciles de curar y pueden requerir meses de tratamiento.

Los más recomendable cuando el engrosamiento es evidente es un análisis para determinar el tipo de hongo que se tiene, en base a los resultados conseguiremos el tratamiento más eficaz, desde soluciones caseras hasta tratamientos más complejos con medicamentos y láser, porque no todos los hongos son iguales ni se tratan de la misma manera.

En fórmulas para su prevención, las buenas prácticas son las de siempre:

      • Mantener los pies limpios lavándolos con agua y jabón regularmente. Sécalos con cuidado con una toalla después.
      • Mantener los pies lo más secos posible: cámbiate los calcetines varias veces al día, usa calcetines de algodón que eliminen la humedad, cambia de zapatos para que se sequen y compra zapatos que respiren y que no te opriman.
      • Prueba con un talco para pies que los mantenga secos.
      • Usa chanclas u otros zapatos de ducha cuando estés en los vestuarios o en la piscina.
      • Las uñas de los pies no deberían tener más de 2mm de longitud
      • Asegúrate de usar herramientas desinfectadas cuando te cortes las uñas.
      • Utiliza calzado nuevo si recientemente has curado el hongo de las uñas.

Uñas descamadas o descascarilladas

Las uñas están hechas de queratina, una proteína que también se encuentra en el cabello. Las uñas están compuestas por capas resistentes que pueden pelarse. Esto puede hacer que se vean delgadas o que se debiliten y se partan.

El término médico para esta patología se llama onicosquizia.

Se pueden pelar las uñas por el resultado de un trauma externo o interno. Más raramente puede indicar una condición sistémica o una señal de que se está produciendo un proceso patológico dentro de tu cuerpo.

Hay que tener en cuenta que se necesitan seis meses para que una uña crezca en toda su longitud. Eso significa que es posible sufrir anomalías en las uñas como resultado de algo que ocurrió meses antes.

El deterioro de la plaza externa de las uñas puede ser provocado:

  • El roce y/o presión constante sobre la uña
  • La utilización de las manos en tareas manuales donde se utilicen las uñas como herramientas
  • La aplicación frecuente de uñas postizas o acrílicas

Si no es ninguna de estas causas debes observar como tienes las uñas de los pies. Si las uñas de los pies no tienen desprendimiento, las causas son externas, observa de nuevo tus actividades, si también sufren descamación las causas pueden ser internas, apuntando en este caso a deficiencias de vitaminas y hierro.

La dieta que puede reducir la deficiencia de hierro debe acompañarse con alimentos tales como:

  • Carne roja, cerdo y aves de corral
  • Vegetales de hoja verde oscuro, como la espinaca y la col rizada
  • Frutas secas, como pasas y albaricoques.
  • Guisantes, lentejas y otras legumbres
  • Mariscos
  • Alimentos fortificados con hierro
  • Semillas y nueces

Para facilitar la absorción de hierro deberás tomar vitamina C , al igual que evitar los alimentos que lo dificultan, como el té y el café y alimentos con alto contenido en calcio como los cereales integrales y los lácteos.

Además de incorporar hierro en tu dieta, también puedes incorporar biotina.

No olvides que tienes que hidratar tus uñas, usar guantes si realizas tareas en las que está presente el agua, y utilizar crema protectora en manos y uñas si usas la piscina con frecuencia.

Otras patologías de las uñas

Paroniquia.-

Es una infección bacteriana de la cutícula. Causa dolor, calor, enrojecimiento e hinchazón.

El pus generalmente se acumula debajo de la piel a lo largo del margen de la uña y, a veces, debajo de la uña. En raras ocasiones, la infección penetra profundamente en el dedo de la mano o del pie y puede amenazar el dedo o, en casos extremos, el brazo o la pierna. Estas infecciones más profundas ocurren principalmente en personas que tienen diabetes u otros trastornos que causan mala circulación.

 

 

 

 

Verrugas.-

La verruga es causada por una infección con el virus del papiloma humano y con frecuencia infecta la cutícula (la piel en la base de la uña) y, a veces, el área debajo de la uña. Morderse las uñas (onicofagia) puede propagar esta infección.

Las verrugas en estas áreas son especialmente difíciles de tratar. Solución: La congelación con nitrógeno líquido puede resultar eficaz.

 

 

 

Síndrome de la uña verde.-

Es causado por una infección con especies de Pseudomonas.

Por lo general, se desarrolla en personas que tienen onicólisis (separación parcial del lecho ungueal de la placa ungueal o pérdida de la placa ungueal) y cuyas manos a menudo están en el agua.

 

La uña en el área de la onicólisis se vuelve de color verdoso. El área se puede tratar sumergiéndola en una solución de ácido acético al 1% (vinagre diluido) o una solución de alcohol dos veces al día.

Solución: Recortar la uña y tratar la causa subyacente de la onicólisis también puede ayudar y evitar que la vuelva a producirse la infección.

Dedos sanos

Sabemos que las manos son la parte del cuerpo más utilizada y los pies la parte más martirizada.

¿Qué hacemos para proteger nuestras manos y pies?

Las manos son el nexo de unión de nosotros con el mundo, además de servirnos en casi todas las profesiones para ganarnos la vida.

Por esa sobreexposición están expuestas a todo tipo de gérmenes, sustancias tóxicas y rayos solares, por eso insistimos en que deben lavarse con frecuencia, aunque esto último también pueden dañarlas, volviéndose arrugadas y secas.

No hay que preocuparse, el tener las manos adecuadamente protegidas de gérmenes y sequedad es bastante sencillo, con esta rutina será suficiente:

  • Lavar.- La capa externa de la piel está compuesta de células muertas, son el escudo protector de gérmenes y productos irritantes. Si le falta los aceites naturales se deshidrata, volviéndose áspera y seca, por eso debes lavar tus manos con agua tibia, nunca con agua caliente.

En cuanto al jabón a utilizar recomendable jabones líquidos como

Dove, Neutrogena, Basis, Purpose y Oil of Olay. Hay limpiadores si jabón como Cetaphil que también es eficaz.

Los jabones antibacterianos no son recomendables, resecan la piel, pueden exterminar las bacterias de las manos, pero también las buenas, lo que provocará el refuerzo de las que no lo son.

Enjuaga las manos con suavidad, no frotes.

  • Hidratar.- Cremas o lociones, ¿Qué usar?. A mi juicio mejor las cremas con base de aceite, éstas retienen el agua dentro dela piel mejor y por más tiempo.

Al elegir una crema, estos cuatro elementos son los fundamentales:

    • Humectantes: Glicerina, alfa hidroxiácidos y urea, captan humedad del aire, no funcionan con aire seco.
    • Emolientes: Reemplazan a los aceites que se han perdido, recomendable los emolientes a base de aceite.
    • Conservantes: Para mantener las propiedades de las cremas.
    • Fragancias: Son sustituibles, pueden causar irritación por intolerancia.
  • Proteger.- En cualquier tarea doméstica o profesional donde las manos sean expuestas a productos tóxicos y abrasivos, ponente guantes.

En época de frío ponte guantes, evitarás que su piel se reseque

En el jardín, ponte guantes

En verano ponte protección solar, lo más aconsejable, crema hidrante por protección solar SPF15 todo el año.

  • Cuidar.- Pequeñas cosas que consiguen grandes resultados como usar aceite hidratante para uñas a diario, pulir las uñas con un paño suave, no abusar de los quitaesmaltes, mantenerlas limpias y no cortar las cutículas.
  • Salud y bienestar.- Tu salud será determinante en tus uñas y piel de las manos. Piensa en lo que comes. La vitamina C ayuda en tu propósito, al igual que la hidratación de tu cuerpo. Recuerda que el sol en exceso es un enemigo mortal de tu piel, usa protección solar. Su fumas debes saber que el tabaco acelerara el envejecimiento, y por supuesto mancha tus manos y uñas.

Cómo evitar patologías en los dedos

Fuente: Mayo Clinic

Enfermedad de Raynaud.-

La enfermedad de Raynaud (ray-NOHZ) hace que algunas áreas de su cuerpo, como los dedos de las manos y los pies, se sientan entumecidas y frías en respuesta a las bajas temperaturas o el estrés. En la enfermedad de Raynaud, las arterias más pequeñas que suministran sangre a la piel se estrechan, lo que limita la circulación sanguínea a las áreas afectadas (vasoespasmo).

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener la enfermedad de Raynaud, también conocida como fenómeno o síndrome de Raynaud o Raynaud. Parece ser más común en personas que viven en climas más fríos.

El tratamiento de la enfermedad de Raynaud depende de su gravedad y de si tiene otras afecciones de salud. Para la mayoría de las personas, la enfermedad de Raynaud no es incapacitante, pero puede afectar su calidad de vida.

Prevención.- Proteger las partes del cuerpo más sensibles de esta enfermedad del frío.

 Enfermedad de Buerger.-

La enfermedad de Buerger es una enfermedad rara de las arterias y venas de los brazos y las piernas. En la enfermedad de Buerger, también llamada tromboangiitis obliterante, sus vasos sanguíneos se inflaman, se hinchan y pueden bloquearse con coágulos de sangre (trombos).

Esto eventualmente daña o destruye los tejidos de la piel y puede provocar infecciones y gangrena. La enfermedad de Buerger generalmente se manifiesta primero en las manos y los pies y eventualmente puede afectar áreas más grandes de los brazos y las piernas.

Prácticamente todas las personas diagnosticadas con la enfermedad de Buerger fuman cigarrillos o usan otras formas de tabaco, como el tabaco de mascar. Dejar de fumar de todas las formas de tabaco es la única forma de detener la enfermedad de Buerger. Para aquellos que no renuncian, a veces es necesaria la amputación de todo o parte de una extremidad.

Prevención.- Estadísticamente todos los que padecen la enfermedad han consumido tabaco en cualquiera de sus variantes.

 Dactilitis.-

Es una respuesta del sistema inmunitario: inflamación.

La dactilitis es una forma de inflamación en los dedos de manos y pies. Los síntomas incluyen hinchazón en uno o más dedos de manos y pies, y a menudo en toda la mano o el pie. La hinchazón le da a los dedos una apariencia hinchada, como una salchicha. La hinchazón puede ser dolorosa y puede dificultar el movimiento del área afectada.

La dactilitis puede deberse a una infección o a un cambio en el sistema inmunitario. A menudo es el resultado de un trastorno autoinmune. Las enfermedades autoinmunes hacen que el sistema inmunitario ataque los tejidos sanos.

Prevención: Detrás de esta enfermedad puede haber un trastorno grave por lo que resulta vital la visita al médico.

Dedos con lesiones y enfermedades

Hablaremos en primer lugar de un elemento que usamos todos y que en menor o mayor medida nos genera problemas según su nivel de uso.

El ratón de ordenador, junto con las horas que estamos sentados nos hace que mantengamos posturas muy poco sanas para nuestro cuerpo.

El síndrome del túnel carpiano, 

provocado por los movimientos repetitivos del dispositivo nos provoca:

  • Entumecimiento de los dedos
  • Hormigueo y sensación de ardor
  • Sensación de hinchazón aunque no lo están
  • Pérdida de habilidad prensora con objetos pequeños.

Prevención: Reducir la distancia en el movimiento del ratón. Buscar un ratón que exija una sujeción mínima, para mantener la mano más relajada y cambiar las posturas, lo ideal, aunque difícil para algunas personas es cambiar el ratón de mano. En el mercado existen ratones que sirven para ambas manos.

Enfermedad de Dupuytren.-

Es un engrosamiento y endurecimiento anormal del tejido elástico que hay debajo de la piel de la palma y los dedos. Este tejido se llama fascia.

La fascia contiene hebras de fibras, como cordones, que se extienden desde la palma hacia los dedos. En la contractura de Dupuytren , estos cordones se tensan o contraen, haciendo que los dedos se curven hacia adelante. En casos severos, puede conducir a deformaciones paralizantes de las manos.

Es una enfermedad hereditaria que puede aumentar su probabilidad de aparición con el consumo excesivo de alcohol y tabaco.

Tendinitis y tenosinovitis.-

La primera es una inflamación de un tendón, la segunda en una tendinitis acompañada de inflamación de la cubierta protectora (vaina del tendón).

La inflamación de los dos tendones que extienden el pulgar se llama síndrome De Quervain.

La inflamación de los tendones tensores de los dedos provocan la aparición del dedo gatillo

Artritis.-

La artritis es una inflamación que afecta a la membrana sinovial. En esta enfermedad, el líquido sinovial, que sirve para lubricar, se esparce por la articulación en lugar de ser reabsorbido como sucede normalmente, ocasionando una constante erosión del hueso y del cartílago. Esta patología, que puede o no ser crónica, suele ser la consecuencia de otras enfermedades y, por eso, engloba en sí misma muchas alteraciones paralelas, como la artritis reumatoide, la psoriásica, la infecciosa o la gota.

 Todas pueden ser dolorosas con deformación y pérdida de la función.

La artritis causa dolor, hinchazón, rigidez y deformidad articular.

**NO CONFUNDIR CON LA ARTROSIS.- Es un proceso degenerativo crónico que afecta al cartílago, es decir, a la almohadilla que está entre los huesos de la articulación y que sirve para que no se rocen. Con el paso del tiempo, el cartílago tiende a desaparecer haciendo que el roce se produzca directamente entre huesos, provocando mucho dolor y la pérdida de flexibilidad de las articulaciones.

La artritis puede ser causada por infecciones, traumatismos, enfermedades autoinmunes o por depósitos de cristales en la membrana sinovial (gota), en cambio la artrosis está asociada al envejecimiento.

Este cuadro puede ayudarte

Capsulitis del segundo dedo.-

Es la inflamación de los ligamentos que rodean la articulación en la base del segundo dedo.

Puede producirse cuando existe una presión excesiva en la parte anterior de la planta del pie: La causa más común en tener una deformación severa del juanete, un segundo dedo más largo que el dedo gordo, un arco estructuralmente inestable y el músculo de la pantorrilla tenso.

Tratamiento

  •  No quirúrgico.- A base de descanso, medicación oral, vendajes, ejercicios de estiramiento, calzado especial con ayuda de dispositivos ortopédicos.
  • Quirúrgico.– Si el segundo dedo ha sufrido desplazamiento hacia el dedo gordo solo puede volver a su posición con cirugía. (consultar cirugía)

Dedo de césped.-

Su nombre obedece por ser una lesión muy común de los deportistas que juegan en césped artificial. Consiste en una torcedura del dedo gordo por doblarlo en exceso hacia arriba.

Tratamiento.-

  •  No quirúrgico.- Reposo, hielo, compresión y elevación.
  • Quirúrgico.– Solo en casos muy extremos cuando el dolor agote la vía del tratamiento fisio.

Dedo en martillo.-

Cuando el extremo se dobla hacia abajo, afecta a la primera articulación del segundo dedo que está más cerca del pie. Puede ser causado por calzado inadecuado, traumatismos, artritis y juanetes o por causas genéticas.

Tratamiento.-

  •  No quirúrgico.- Correctores e infiltraciones
  • Quirúrgico.En caso de alta rigidez y dolor incapacitante, la cirugía es lo más aconsejable.

Dedo en garra.-

Es similar al dedo en martillo, solo que afecta a las dos articulaciones del dedo y en varios dedos del pie a la vez.

Tratamiento.- Mismo tratamiento que el dedo martillo.

Dedo en Gatillo.-

Afección denominada tenosinovitis estenosante. Sucede cuando la vaina del tendón en la base del dedo se inflama, provocando que el dedo quede bloqueado o se enganche cuando se realiza el movimiento.

Tratamiento.-

  •  No Quirúrgico.- Descanso e inmovilización, ejercicios.
  • Quirúrgico.– Si la situación no revierte la cirugía soluciona eficazmente el problema. Consiste en liberar la vaina del tendón.

Quistes ganglionares.-

Son bultos llenos de líquido que se desarrollan próximos a articulaciones en las muñecas y manos.

En la mayoría de los casos son inofensivos, aunque pueden causar dolor.

Tratamiento.- 

  • No quirúrgico.- Los quistes suelen desaparecer por si solos, en caso de dolor e inmovilización es recomendable el tratamiento. También pueden drenarse.
  • Quirúrgico.– La extirpación quirúrgica también resulta eficaz.

Dedos de manos y pies en forma de palillo de tambor.-

Son cambios que se producen alrededor de las uñas de las manos y pies, adquiriendo éstas la forma en la que terminan los palillos de un tambor.

Los lechos ungueales se ablandan, dando la sensación que las uñas no están adheridas, la uña sobresale de la cutícula, siendo la última parte del dedo mas grande, roja y caliente. La uña crece hacia abajo.

A menudo ocurre en enfermedades relacionadas con el pulmón y corazón que reducen la cantidad de oxígeno en la sangre. Entre las causas de esta dolencia están el cáncer pulmonar, infecciones pulmonares crónicas, cirrosis, hipertiroidismo.

Tratamiento.- No existe un tratamiento específico para esta enfermedad, mejorará en función a reducir sus causas.

Fenómeno de Raynaud.-

Se da esta sintomatología cuando el cuerpo envía menos sangre a las manos y pies. Esto hace que se sientan fríos y entumecidos, incluso los dedos pueden verse blancos o azules.

Cuando el flujo sanguíneo retorna, los dedos pueden volverse rojos, incluso sentir dolor. Estos sucesos duran poco tiempo, minutos, en la mayoría de los casos.

Cuando el cuerpo se expone al frío, reduce la pérdida de calor moviendo la sangre de las venas que están en superficie a las más profundas. Cuando se tiene el fenómeno Raynaud, los vasos en las manos y pies reacciones de forma drástica, reduciendo el flujo de sangre.

Tratamiento.-

  •  No quirúrgico.- Medicamentos para la presión arterial para la relajación de los vasos sanguíneos.
  • Quirúrgico.– En casos graves es recomendable la cirugía para restablecer el flujo sanguíneo a las partes afectadas.

Fracturas de los dedos del pie y de los huesos metatarsianos.-

Ante cualquier fractura debes consultar a tu podólogo.

Las fracturas pueden provocarse por trauma o por compresión.

En el primer caso proceden de golpes, con aparición de dolor en un punto preciso, deformidad del dedo, moretón y hinchazón.

En las fracturas por compresión la causa en la compresión repetida. El aumento repentino del esfuerzo en atletas, la estructura anormal del pie, las deformidades y la osteoporosis junto con el calzado inadecuado son las causas mas comunes.

Los síntomas son, dolor después de las actividad, cese en estado de reposo, se localiza en un punto preciso, existe hinchazón pero no moretones.

Tratamiento de las fracturas en el dedo del pie.- 

  • No quirúrgico.- Reposo, entablillado y calzado con suela dura.
  • Quirúrgico.- Con la fractura muy desplazada será conveniente la cirugía.

Tratamiento de fracturas del metatarso.- 

  • No quirúrgico.- Reposo, inmovilización o calzado rígido según gravedad.
  • Quirúrgico.Cuando la fractura esté muy desplazada

Fracturas del quinto metatarsiano.-

Es una fractura bastante común del hueso largo del dedo meñique.

Si tienes dolor, hinchazón, dificultad para caminar en esta zona del pie, consulta con un podólogo.

Tratamiento.- 

  • No quirúrgico.- Reposo, hielo, compresión y elevación del pie ligeramente por encima del corazón para aliviar la hinchazón.
  • Quirúrgico.- si el dedo lesionado tiene el hueso desplazado y /o roturas múltiples, o la recuperación no se ha logrado, recomiendo la cirugía.

Hallux Rigidus.-

Es una deformidad en la articulación ubicada en la base del dedo gordo. Causa dolor y rigidez. Es causada por la artritis degenerativa.

Personas que tienen el arco caído o que pronan con exageración en los tobillos son más propensas.

Es muy aconsejable consultar al podólogo cuando se sientan los síntomas, porque será más fácil el tratamiento.

Tratamiento.- 

  • No quirúrgico.- Calzado adecuado, antiinflamatorios, ortopedia, corticosteroides y ultrasonidos.
  • Quirúrgico.- Llegado el caso que no remita el dolor, la cirugía puede solucionar eficazmente el problema.

Juanete de Sastre.-

Es el juanete localizado en el dedo pequeño del pie. Curiosamente se llama así porque hace tiempo los sastres se sentaban en el suelo con las piernas cruzadas, lo que hacía que la parte externa del pie estuviera en roce continuo con la superficie dura del mismo.

Hoy en día su causa se debe a un defecto hereditario en la estructura mecánica del pie o al uso de calzado excesivamente estrecho.

Tratamiento.-

  • No quirúrgico.– Calzado ad-hoc para la dolencia, uso de almohadillas, medicamentos orales, hielo, corticoesteroides y dispositivos ortopédicos.
  • Quirúrgico.– Como en la mayoría de los casos, cuando el dolor no remite y las soluciones no responden, la cirugía es una solución eficaz.

Juanetes.-

Llamados también Hallux Valgus es una protuberancia al lado del dedo gordo del pie. Supone cambios en el marco óseo de la parte frontal del pie. Cuando existe un juanete, el dedo gordo se apoya para caminar en el segundo dedo en vez de apuntar hacia delante.

Esta dolencia se origina y evoluciona a lo largo del tiempo y es causada por una estructura defectuosa de la mecánica del pie. No es producida por el calzado, aunque puede coadyuvar a su desarrollo cuando éste no es el adecuado.

Tratamiento.- 

  • No quirúrgico.- Usar calzado adecuado, almohadillas, evitar actividades que generen dolor en la zona, medicamentos antiinflamatorios, hielo y soluciones ortopédicas.
  • Quirúrgico.– Si no remite el dolor y quedan limitadas las actividades habituales la opción de una cirugía es lo adecuado. Los resultados son excelentes en todos los casos.

Lesión en el sesamoideo del pie.-

En el pie, los dos huesos sesamoideos se encuentran en la región metatarsiana, debajo de la articulación del dedo gordo.

Su misión es actuar como una polea para los tendones, ayudando al dedo gordo a moverse cuando empuja al caminar o correr. Sirven también para soportar el peso sobre el primer hueso metatarsiano.

Las lesiones de estos huesos se producen en la práctica de actividades en las que se ejerce mucha presión sobre la región metatarsiana, como la carrera, baloncesto, tenis, fútbol, ballet, etc. Así como el uso prolongado de zapatos con tacón alto.

Hay tres tipos de lesiones de los sesamoideos:

  1. Hiperextensión del dedo gordo.- Cuando el movimiento de la articulación se ve forzado más allá de su capacidad.
  2. Fractura.- Rotura del hueso, bien por traumatismo o poco a poco con pequeñas roturas que debilitan su resistencia.
  3. Sesamoiditis.- Lesión por hiperactividad, que puede ser agravada por el calzado inadecuado.

Tratamiento.-

  • No quirúrgico.- Inmovilización, Suplementación con almohadillas, medicamentos orales, terapia física, cortisona, soportes ortopédicos.,
  • Quirúrgico.- Si no se da respuesta positiva con los tratamientos convencionales, la cirugía es una opción recomendable.

Neuroma de Norton.-

Es el neuroma más común en el pie. Cuando aparece en la base del pie se llama intermetatarsiano.

Cualquier causa que provoque la compresión e irritación de este nervio causa el engrosamiento y la dilatación del mismo provocando el neuroma. Una de las causas mas frecuentes es el uso de zapatos muy estrechos de punta y/o tacones altos que empujan y oprimen los dedos contra el zapato.

Si ya tienes los pies con deformidades, como juanetes, dedos martillo, pies planos tienes más posibilidades de desarrollar el neuroma.

Si tienes dolor, hormigueo, sensación de molestia en la planta como de tener un calcetín arrugado puedes tener un neuroma.

Tratamiento.-

  • No quirúrgico.- Almohadillas para el arco metatarsiano, Hielo, suplementos ortopédicos, restricciones de actividades que supongan ejercer presión sobre la zona, calzado adecuado, ibuprofeno y cortisona.
  • Quirúrgico.– La evaluación quirúrgica deberá hacerse en función a los tratamientos realizados, la respuesta obtenida y el grado de gravedad de la enfermedad.

Polidactilia.-

Esta denominación se aplica cuando una persona tiene más de cinco dedos en cada mano o en cada pie.

Puede ocurrir sin que exista ningún síntoma aparente de enfermedad. Se puede transmitir de padres a hijos, en ello está involucrado un gen.

Curiosamente, las personas con ascendientes afroamericanos son más proclives a esta afección.

Estos dedos adicionales pueden tener un desarrollo corto y estar unidos por un pedículo. Estos dedos malformados son fáciles de extirpar. En cambio si tienen un desarrollo normal requiere de cirugía para su extirpación.

En resumen podemos ver que en la mayoría de las patologías en el pie, la actividad, el zapato y el cuidado son los tres elementos que nos pueden hacer que disfrutemos de una movilidad confortable al 100% o que nos encontremos con dolores y limitaciones que nos priven de realizar una vida completa.

 Por ello, desde mi experiencia, resulta muy fácil para el 99% de las personas, disfrutar de una vida plena con movilidad total si cada día hacemos que nuestros pies y manos se mantengan limpios, protegidos y cuidados.

 En esta guía te he presentado consejos sencillos y prácticos para lograrlo.

 A nivel de consulta cuenta con toda mi atención y experiencia profesional adquirida a lo largo de mi carrera, gracias a los trabajos realizados y el conocimiento adquirido puedo ofrecerte la atención más personalizada que puedas desear.

 Dr. Podólogo

 Manuel Romero

Clínica del Pie Princesa

UNAS UÑAS SANAS

acompañan a un cuerpo sano

SI DESAPARECE EL DOLOR DE PIES

Se recupera la vitalidad

Guía para mantener uñas y dedos sanos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

¡¡ INFORMACIÓN IMPORTANTE !!

 

Debido a la alerta sanitaria provocada por el coronavirus COVID19, CLÍNICA DEL PIÉ PRINCESA permanecerá CERRADA durante las 2 próximas semanas.

Para cualquier consulta pueden contactar con nosotros vía mail en consulta@clinicadelpieprincesa.com

Sentimos las molestias ocasionadas y esperamos volver a la normalidad lo antes posible.